viernes, 5 de noviembre de 2010

INVASIONES PORTUGUESAS

 ANTECEDENTES:
La invasión constituye una nueva manifestación de la aspiración tradicional por alcanzar lo que los portugueses consideraban sus límites naturales: el Río de la Plata. El carácter expansivo de la Revolución Oriental, puso en peligro a Portugal, porque la acción artiguista sobre el norte del Río Uruguay podía provocar levantamientos solidarios en Río Grande. Esta zona tenía características geográficas y sociológicas semejantes a las de la Provincia Oriental. Por estas razones era necesario por parte de la monarquía portuguesa para mantener el absolutismo, eliminar de sus fronteras el foco revolucionario. 
COMIENZO DE LA INVASIÓN:
En agosoto de 1811, las fuerzas invasoras se dividieron en bandos y se desplazaron en dos direcciones hacia el Norte y Este de la Provincia Oriental, el jefe general del ejército invasor era Carlos Federico Lecor.  Por su parte las fuerzas defensoras tenían sus efectivos principalmente en el Norte sobre el Río Uruguay, Artigas comandaba personalmente las fuerzas ubicadas hacia la frontera. Para operar en el este fueron destinadas las fuerzas de Otorgués y de Rivera.
El plan de Artigas consistía en convertir la defensa en una lucha ofensiva, llevando la guerra al territorio de Río Grande con la finalidad de cortar las líneas de comunicación de los invasores, amenazarlos desde la retaguardia y apropiarse de la iniciativa en la conducción de las operaciones. El plan de Artigas fracasó, las operaciones principalmente se desarrollaron en tierra, aunque existió también el frente naval que fue secundario.

BUENOS AIRES FRENTE A LA INVASIÓN PORTUGESA:
El gobierno de Buenos Aires tuvo completo conocimiento sobre los preparativos de la invasión (existieron reuniones preliminares en Río de Janeiro), este hecho era conveniente para ambos. Los bonaerenses querían destruir a Artigas y derrotar el movimiento federalista,  les favorecía la invasión para ellos accionar contra las provincias, mientras Artigas estaba ocupado en la defensa del suelo oriental. Las provincias por su parte acusaban a los bonaerenses de complicidad con los portugueses.
 Luego de un tiempo los gobernantes bonaerenses sintieron desconfianza de la invasión, quizás la idea no era limitarse únicamente a la Banda Oriental, sino expandirse hacia los territorios situados al occidente del Río Uruguay.
Como consecuencia de estos temores, la actitud del Directorio y del Congreso va a ser contradictoria y vacilante. Por momentos ayudaba a los orientales (planteando exigencias politicas), y otras veces a los invasores.
Medida adoptada por Artigas: Tratado con Inglaterra.

Frente a la invasión portuguesa y la actitud pasiva de Buenos Aires, tomo como medida interrumpir el comercio con ambos ya sea de la Provincia Oriental como de las provincias integrantes a la Liga Federal. Esta medida podía provocar descontento en las provincias por lo cual se busco el contacto con Inglaterra para comercializar la producción. De esta manera se eludía el bloqueo marítimo que podían hacer los portugueses, y al mismo tiempo crear un vinculo de intereses entre Inglaterra y las provincias de la Liga.

DEBILITAMIENTO DE LA RESISTENCIA ORIENTAL
La resistencia oriental duró 4 años, en los que existieron constantes luchas por todos los frentes. En la campaña las fuerzas de Rivera, Otorgués, Lavalleja, Zúñiga entre otros, practicaron la guerra de guerrilla, hostilizando a los portugueses. Pero las fuerzas orientales se vieron debilitadas a causa de deserciones y por capturas a los jefes principales. Otro factor importante fue el espionaje, se conocían los planes que haría Artigas, de esta forma los portugueses atacaron con éxito a los distintos ejércitos artiguistas.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada